domingo, 18 de octubre de 2015

COMO HACER LEGÍA DE CENIZA

La lejía de ceniza es un aliado ecológico para la limpieza que está al alcance de casi todos si nos ponemos a ello.
Aunque no tengamos chimenea ni hagamos barbacoas es posible que conozcamos a alguien que nos pueda guardar su ceniza.



                      
 Aunque usamos la palabra lejía no estamos hablando de la que comúnmente  se compra en las tiendas y que se llama químicamente hipoclorito de sodio. En este caso conseguiremos hidróxido de potasio.
Por supuesto la ceniza que utilicemos debe estar libre de cualquier tipo de sustancia química. Por lo tanto no sirve la ceniza resultante de quemar muebles barnizados ni de madera que haya sido mezclada con basura.
Tiene que ser ceniza de madera sin mas. Dependiendo del tipo de ceniza que utilicemos obtendremos mejor lejía o peor. Parece ser que la madera de almendro, oliva y encina van bien. También el color resultante variará dependiendo de la ceniza. A veces me ha salido con un tono ocre y otras completamente transparente. Lo mismo sucede con el olor, unas veces huele mas fuerte que otras dependiendo de la ceniza. No obstante es un olor muy discreto.

El que sea ecológico y no huela mucho no quiere decir que no se tenga que utilizar con cuidado. Puede que la persona sea sensible a la potasa con lo cual no viene mal protegerse.

Los usos  son varios, se puede utilizar para fregar suelos, azulejos, vidrio, lavar la ropa etc. También se puede hacer jabón de potasa que en otra ocasión aprenderemos ha hacer.

¿Como lo haremos? mezclando agua hirviendo con ceniza de madera y dejar reposar para conseguir así hidróxido de potasio.

Hay que conseguir que la densidad sea la apropiada, por eso seguiremos ciertos pasos que son los que yo utilizo. No obstante hay muchos tutoriales en Internet casi todos muy útiles.

Yo preparo la ceniza que tengo guardada ya que un amigo me la consigue. Es ceniza de encina y consigo una lejía estupenda y muy transparente. Mientras hiervo agua en una olla echo la ceniza en un cubo de plástico. Añado  el agua hirviendo y remuevo. Hago la prueba de la patata para ver si he conseguido la densidad justa, osea las proporciones apropiadas de agua y ceniza que necesito. Consiste en echar en el cubo una patata pequeña y si flota es la densidad apropiada, si se hunde hay que agregar mas ceniza. Removemos y dejamos reposar. Tras un día vuelvo a remover y dejo reposar. Al día siguiente veremos que la ceniza esta en el fondo y queda el líquido transparente en la parte de arriba. Con mucho cuidado y un cazo vamos cogiendo la lejía resultante y la envasamos, con mucho cuidado de no revolver mucho pues se enturbiaría. Es normal que una vez envasado y cuando ha reposado quede algún poso.

No nos olvidemos de etiquetar bien y en grande, no queremos que ocurran accidentes.

Hay quien aprovecha la ceniza que hemos utilizado para volver a repetir y sacar mas lejía. Yo no lo he hecho con lo cual no se como quedaría.

He preparado un vídeo para que veáis el proceso, espero que os guste y que probéis ha hacerlo. Así poco a poco conseguiremos hacernos mas ecológicos y aprenderemos a llevar una vida mas sustentable y autosuficiente.