sábado, 24 de junio de 2017

CORTINAS BOHEMIAS HECHAS CON FOULARES


Ya desde hace tiempo tenía muchas ganas de hacerme unas cortinas o visillos con foulares y por fin ha llegado el momento. Aprovecho para enseñaros como ha ido el proceso y como han quedado.
 Creo que es una solución ideal tanto si quieres dar un toque de alegría e informalidad a una estancia como si lo que buscas es hacer unos visillos con poco dinero y de urgencia. Sea por el motivo que sea podemos conseguir resultados verdaderamente bohemios y encantadores.

La estancia que voy a decorar con estas cortinas es mi dormitorio. No obstante también he hecho unos pequeños visillos de foulares en mi habitación de costura y en el aseo usando tan uno y dos foulares.
 La cantidad de foulares o pañuelos que vayamos a utilizar depende, claro está, de las medidas de los foulares o pañuelos y de las cortinas que queremos conseguir. Cuando consigamos el modelo ideal solo hay que echar cuentas para saber cuantos necesitaremos comprar. También podemos reutilizar los que tengamos por casa y ya no usemos, eso si, teniendo en cuenta que sean mas o menos del mismo tejido.


Compré por Internet unos foulares de tres colores que me enamoraron desde el primer momento. Mi disgusto vino cuando las medidas que anunciaban no eran las reales, con lo cual mis cortinas no han quedado con el frunce que preveía.

Una vez replanteado el lugar en que va cada foular los coso a máquina. Se puede coser con zig zag o con puntada lisa, eso va en gustos y depende también del tipo de tejido y lo que se encoja al coserlo.

En este caso yo he reutilizado los lazos de las cortinas anteriores, pero lo normal es comprar unas cintas o hacer las tirar para anudar a la barra con los restos que nos queden de los foulares que cortemos.

Los primeros los he cosido enteros y como no me daban la largura deseada he cortado lo que me faltaba de los otros tres foulares. Al replantear como los voy a coser intento contrapear los colores. Hay que tener en cuenta que los que vamos a cortar hay que sobrehilarlos bien para que no se nos deshilache por ahí la cortina.




Una vez cosida solo hay que planchar y colgar. 



El resultado que obtengamos puede ser encantador. 

Personalmente me encantan y creo que el resultado es bastante aceptable.



Como es mi costumbre, he hecho un vídeo tutorial para que podáis
 visualizar mis explicaciones.