viernes, 7 de agosto de 2015

HACER UNA CREMA HIDRATANTE ANTIEDAD




Como yo siempre aconsejo a usar productos lo más naturales y ecológicos posibles, vamos a hacer una crema hidratante antiedad.
Hay una amplia gama de productos BIO en el mercado. Estos son productos que tienen una certificación que demuestra que las semillas utilizadas no son transgénicas, que no se han utilizado químicos en el cultivo y que llevan un control documental del proceso y venta del producto que prueba que lo anterior es veraz.
Yo suelo utilizar productos que compro por internet en tiendas especializadas, aunque muchas cosas se pueden conseguir en herbolarios.
Algunas páginas son:
En la receta que he elaborado he utilizado productos de “Aroma-zone” que me gustan tanto por su calidad como por su diseño. No obstante pueden ser de cualquier otra marca que tenga buenos productos.
Para elaborar una crema hay que saber que consta de dos fases, una oleosa o aceitosa y otra acuosa. En la fase oleosa se echaran siempre las ceras y en la acuosa se puede echar la glicerina o algún activo más, o estos se pueden echar al final del proceso. La fase acuosa puede ser agua destilada, una infusión o un hidrolato (agua flora)l. Para la fase oleosa se usan aceites o mantecas. Yo he usado aceite de salvado de arroz por sus cualidades antioxidantes, descongestivas, calmantes y por que es un aceite que activa la microcirculación. Es un aceite que no deja sensación grasa en la piel. También en menor cantidad he usado aceite de onagra que es un excelente antiarrugas, antioxidante, y proporciona hidratación y elasticidad.
Los activos son las sustancias, en este caso de origen vegetal que añaden más propiedades a nuestra emulsión, por ejemplo dar firmeza, suavizar manchas, reducir arrugas etc. La dosificación del producto será  según el consejo del fabricante. Yo he utilizado en esta crema óxido de zinc, que tiene propiedades protectoras, antisépticas y UV protectoras; colágeno vegetal, que tiene propiedades suavizantes, y aporta flexibilidad a la piel; y AHA, que es un ácido de frutas con cualidades como la de estimular la renovación celular, reducir la profundidad de las arrugas y atenuar las manchas unificando así la piel.
Los conservantes que se pueden usar en cosmética ecológica son muchos. Leucidal, aceite de semillas de pomelo, ácido ascóbico, cosgard, etc Unos son puramente de origen vegetal y otros aunque sintéticos como Cosgard son conservantes autorizados por todos los organismos de certificación de cosméticos  econaturales. Unos duran más que otros. Yo uso cosgard porque mantiene por mucho tiempo las fórmulas aún fuera del frigorífico.
Los aceites esenciales juegan un papel importante no solo por sus cualidades si no por el aroma que pueden aportar. Yo en este caso no los he utilizado pues huyo de los olores.


Los ingredientes que he usado en esta crema son los siguientes:

100ml aceite de salvado de arroz BIO
10ml aceite de onagra
1 penca de aloe vera (el gel)
80ml agua Destilada
2 cucharadas de cera olivem 1000
2 cucharadas de postre de glicerina vegetal
½ cucharada colmada de postre de óxido de zinc
20 gotas de colágeno vegetal
45 gotas de AHA
40 gotas de Cosgard

Para comenzar la fabricación echamos el aceite en un recipiente de cristal que aguante el calor y agregamos la cera emulsionante. Por otro lado he echado el agua destilada y en este caso he disuelto antes de calentarla el óxido de zinc y la glicerina. He dejado dosificado ya en un vasito los activos y el conservante; y he dejado reservado también el gel de aloe vera.



Calentamos al baño maría las dos fases hasta que se derrita la cera emulsionante, aproximadamente a los 70 grados (cada cera derrite a una temperatura), después comprobamos con un termómetro que las dos fases estén a la misma temperatura para que la emulsión no se corte. Agregamos poco a poco la fase acuosa en la fase oleosa mientras batimos con una mini batidora o espumadora. Una vez unificada la emulsión seguimos batiendo en un baño de agua fría para que enfriarla pronto. Añadimos el aloe vera mientras seguimos batiendo y los activos con el conservante.



 ¡Ya tenemos nuestra crema hidratante! Solo falta disfrutarla y lucirla. Espero que probéis a hacerlo vosotros mismos.